5 ene. 2014

La Gastroenteritis en el Husky.-


La gastroenteritis canina provoca diarreas que pueden ser más o menos líquidas, con sangre o moco, y a veces acompañada de vómitos.
Podemos diferenciar entre gastritis, enteritis, colitis y proctitis, respectivamente, inflamación del estómago, del intestino, del colon y del recto.

Gastroenteritis por Indigestión (habituales en cachorros de Husky).-

En los cachorros de Husky suelen ser habituales la gastroenteritis por indigestión, debido a que son muy glotones para comer y no tienen sentido de la saciedad, produciéndose una distensión abdominal que lleva a una variación brusca de la flora intestinal.
Este tipo de gastroenteritis no es grave y el cachorro responderá de forma positiva sometiéndolo a un riguroso ayuno de 24 horas. Pasado este tiempo iremos introduciendo su comida habitual de forma progresiva, comenzando con dosis pequeñas durante dos o tres días y finalmente restauraremos la dosis habitual.
Si este primer remedio no funciona, significa que la gastroenteritis es de diferente naturaleza y debe ser consultada con el veterinario.
Para evitar este tipo de gastroenteritis es conveniente dispensar al cachorro únicamente la dosis de pienso recomendada por el fabricante que se distribuirá dos o tres veces al día.

Causas habituales de gastroenteritis (Etiologías).-

-       Dietéticas: ingestión de plantas, tierra, hierbas, cuerpos extraños.
-       Parasitarias: coccidios, ancylostomiasis, giardias, ascaridiasis, tenias, etc.
-       Intoxicaciones: Intoxicación por órganos-fosforados.
-       Bacterianas.
-       Virales: parvovirosis, coronavirus, moquillo, panleucopenia, etc
-       Inflamaciones: alergia a alguno de los componentes de la comida 
-       Autoinmonitarias: alergia a una proteína determinada, a un componente del pienso, causa desconocida)
-       Tumorales.
-       Sistémicas: patología de otros órganos riñón, páncreas, hígado, etc.
-       Defectos congénitos.

El Diagnóstico.-

Será relevante para el Veterinario no solo el diagnóstico de la enfermedad sino la causa que la produce por lo que debemos frecuentemente utilizar los siguientes métodos para descubrir el tipo de gastroenteritis:  
-       Laboratorio: análisis de materia fecal, de sangre y orina.
-       Imágenes: radiografías , ecografía y/o endoscopías.

El Tratamiento.-

El tratamiento estará en función de la causa de la gastroenteritis, si los vómitos y diarreas son graves, podría producir una deshidratación y será conveniente hospitalización y la administración de suero y medicamentos por vía intravenosa. Una vez controlado el cuadro clínico, el perro seguirá el tratamiento en la casa.

La Prevención.-

-       La mejor prevención es una adecuada y correcta alimentación con pienso seco de alta gama.
-       Seguir puntualmente el protocolo sanitario y de vacunación.
-       Realizar una desparasitación interna periódica y con el tratamiento adecuado prescrito por el veterinario.
-       El ejercicio diario del perro.

-       Una tenencia responsable.